Skip to content

March 24, 2014

Con el sol sobre mi espalda

por Pablo Gonzalez, miembro del grupo Dharma en Español

Los Rayos del Sol.

Son las 6:30 de la mañana. Es hora de levantarme. Tendré tiempo para caminar antes de impartir la conferencia. Este día no habrá meditación sentada, la meditación será caminando.

Photo: Shundo David Haye

Photo: Shundo David Haye

Abro la puerta y una ola de aire frio golpea mi rostro. Mi cuerpo se contrae y la mente me aconseja regresar a la comodidad de mi cama. Después de todo, no hay necesidad de caminar a estas horas, siempre lo puedo hacer por la tarde.

Luchando contra mi propio impulso, salgo a caminar.

Anoche estuvo frio y la madrugada fue peor. La fina capa de hielo que cubre el pasto del jardín frontal lo confirma. Los carros pasan con exceso de velocidad, quizá sea un intento por escapar del frio. Hay personas que arriesgan la vida por su trabajo.

Camino unas cuantas cuadras y decido caminar un poco más. Mi cuerpo ha entrado en calor, siento la energía subir por mis piernas, torso y brazos, hasta llegar a mi rostro.

El sol empieza a salir. Es tiempo de regresar. Los tímidos rayos del astro rey arrojan una acariciante capa de luz dorada. Me paro para dejar de pensar y sentir. Me llama la atención el milagro del momento.  La fina capa de hielo que hace media hora cubría el pasto, lentamente se transforma en gotas de rocío que, como hermosos diamantes, cuelgan de las hojas de un pasto más verde que de costumbre. Siento que el mundo exterior ha dejado de ser  y solo existe el momento.  La quietud lo abarca todo, una noble invitación para reflexionar sobre la vida, algo que pone en claro el significado de ser.

El impulso de la vida es para que el ser humano sea libre. Para que cada uno de nosotros tengamos la libertad para amar, para compartir, para sentir el sol, el frio, y para ver la capa de hielo transformarse en diamantes.  Para esto tendremos que enfrentar el frio que nos golpea y callar la voz de una mente que nos hace creer que somos libres. Solo así se puede escuchar el murmullo que brota de nuestro interior. Es el murmullo que nos impulsa a levantarnos por las mañanas para acariciar la vida. Es el impulso que nos invita a reconocer la divinidad que existe en el momento.

Si el frio de la mañana toca a tu puerta, recuerda que el sol siempre brilla en tu interior.

Te deseo un buen día.

__________
La página Dharma en Español

Read more from Arts & Culture

Comments are closed.